Si las dos mayores economías del mundo no logran destrabar sus diferencias, subirán los gravámenes para productos valorados en cientos de miles de millones de dólares.

La posibilidad de un resultado positivo en las conversaciones de alto nivel entre China y Estados Unidos para tratar de poner fin a su amarga guerra comercial le da esperanzas a los inversionistas, que sufren al ver datos que siguen mostrando una desaceleración de la expansión económica mundial.

Los dos máximos negociadores del Gobierno estadounidense en Pekín se reunirán el viernes con el presidente chino, Xi Jinping, aunque no se ha tomado alguna decisión sobre extender la fecha límite para un acuerdo del 1 de marzo, dijo el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow.

Si las dos mayores economías del mundo no logran destrabar sus diferencias, subirán los gravámenes para productos valorados en cientos de miles de millones de dólares.

Los mercados se verían aliviados si logran un acuerdo que satisfaga a los inversores, que ven cómo las señales de alerta sobre las principales economías se concretan. La guerra comercial ha golpeado las expectativas de crecimiento económico mundial, sacudido a los mercados financieros e interrumpido cadenas de suministros del sector manufacturero.

La economía de Estados Unidos se habría expandido a una tasa anualizada de un 1,5 % en el cuarto trimestre, debido a la mayor baja mensual en las ventas minoristas en nueve años registrada en diciembre, mostró el jueves el modelo de pronósticos GDPNow de la Reserva Federal de Atlanta.

La nueva proyección se ubica fuertemente por debajo del 2,7 % de ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto del período octubre-diciembre que el programa de la Fed de Atlanta calculó el 6 de febrero.

Las ventas minoristas de Estados Unidos anotaron su mayor caída en más de nueve años en diciembre, con un declive general en los despachos, lo que sugiere que se produjo una fuerte desaceleración en la actividad económica del país a fines del 2018.

Mientras, la economía alemana -la mayor de Europa- se estancó en el último trimestre del año pasado, evitando la recesión por un margen muy estrecho después de contraerse en el período de julio a septiembre por primera vez desde 2015. Probablemente crezca con moderación este año, según el instituto económico ZEW.

Además, los legisladores británicos derrotaron el jueves a la primera ministra Theresa May en una votación simbólica sobre su plan para renegociar el acuerdo del Brexit, socavando la promesa hecha a los líderes de la Unión Europea de que puede lograr la ratificación del pacto con algunas concesiones.

El resultado de las negociaciones para la salida de Gran Bretaña de la UE sigue manteniendo nerviosos a los inversionistas.

Fuente: Pulso